¿Cuáles Son Los Síntomas en el Lupus?

El Lupus puede comenzar con uno o varios síntomas, o combinación de diferentes síntomas. Durante el curso de la enfermedad, cada manifestación puede ser transitoria o prolongada, aparecer o desaparecer en forma independiente de otros síntomas.

Las manifestaciones comunes incluyen:

  • La erupción en forma de mariposa (enrojecimiento en ambas mejillas y en el puente de la nariz).
  • Debilidad y falta de energía, falta de apetito y pérdida de peso e infecciones frecuentes, malestar general y una fiebre baja, crónica y recurrente de causa desconocida. La anemia puede ocurrir y a veces explica la "fatiga" parcialmente, pero otros factores desconocidos toman parte en la producción de este síntoma (¿alteración del sistema inmunológico?).
  • Las manifestaciones articulares son frecuentes y características del Lupus, a veces simplemente hay dolor en las coyunturas; en otros pacientes hay hinchazón y enrojecimiento de las articulaciones o Artritis. Esta Artritis rara vez es deformante y es aún más raro que el Lupus pueda tullir al paciente.
  • Cuando afecta las vías digestivas ocasiona náuseas, vómito y dolor abdominal. Las membranas que cubren el corazón (pericardio), los pulmones (pleura) y los órganos abdominales (peritoneo) pueden inflamarse causando Pericarditis, Pleuritis o Pleuresía y Peritonitis respectivamente (el término general que se le da a esta clase de inflamación de las membranas es Serositis). Cabe mencionar que no sólo las membranas o revestimientos de los órganos pueden inflamarse sino que el Lupus puede lesionar directamente a los órganos mismos, esto ocurre cuando la enfermedad afecta los vasos sanguíneos en varias partes del cuerpo. La inflamación en los vasos sanguíneos que alimentan los huesos puede causar degeneración de éstos, llamada Necrosis Osea Ascéptica, por ejemplo la cabeza del fémur (en la cadera) o el húmero (en el brazo) produciendo dolor muy intenso.
  • El frío o estímulos emocionales pueden ocasionar espasmos en los capilares, arteriolas y vénulas de los dedos de las manos y los pies. La piel de la punta de los dedos se emblanquece seguida de amoratamiento y dolor debido a la falta de circulación. A veces también se presentan úlceras en las puntas de los dedos. Estos fenómenos que se denominan Raynaud son parte de esta enfermedad, pero también ocurren en otras enfermedades, o por sí mismo sin indicios de ningún otro padecimiento.
  • Otro problema en el Lupus es la pérdida del cabello, que lleva a la calvicie parcial o difusa. Sin embargo, durante períodos de remisión de la enfermedad, el cabello vuelve a crecer normalmente.
  • Debido a la capacidad reducida de coagulación de la sangre, pueden presentarse magulladuras o contusiones en la piel. Esto ocurre cuando hay disminución de las plaquetas, aquellas partículas especializadas de la sangre que impiden la hemorragia. Además algunos pacientes producen anticuerpos que impiden la actividad de ciertos componentes esenciales en la coagulación normal de la sangre. Paradójicamente, estos mismos anticuerpos pueden tener un papel en el aumento de la coagulación, lo que presenta otro problema mayor en algunos pacientes con Lupus.

Es importante entender que con el tratamiento adecuado, la severidad de éstas y otras complicac iones del Lupus pueden ser reducidas notablemente y aún prevenidas en muchos pacientes.

  • La insuficiencia renal es uno de los problemas más serios en el Lupus. Por lo tanto, se aconsejan los exámenes médicos con regularidad, ya que sobre todo en las etapas iniciales de la afección, los síntomas de este problema no son necesariamente obvios, aunque frecuentemente los riñones se encuentren afectados.
  • El compromiso del Sistema Nervioso Central o Periférico es otra complicación potencialmente seria, que afecta los sentidos, el movimiento y aún el mismo cerebro. En este último caso el Lupus puede simular Epilepsia, causar Psicosis, o producir varias formas de parálisis.

Nuevamente, se debe hacer énfasis en que con el tratamiento apropiado, tanto las complicaciones renales como las del sistema nervioso son controlables.

Los síntomas del Sistema Nervioso Central pueden aparecer en múltiples formas, inclusive como anormalidades puramente psicológicas. Se pueden presentar convulsiones localizadas o generalizadas, parálisis total o parcial, cuyos síntomas más importantes son:

1- debilidad y entumecimiento de los brazos y de las piernas de uno o de ambos lados del   cuerpo.
2- anormalidad de los nervios sensoriales causando adormecimiento o picazón.
3- anormalidades en los nervios motores produciendo debilidad y disminución en la capacidad del movimiento.

Los síntomas psiquiátricos pueden simular otras enfermedades, tales como la enfermedad maníaco-depresiva, la esquizofrenia, la locura o el sindrome orgánico cerebral y los síntomas incluyen:

  • alucinaciones visuales, auditivas.
  • depresión severa con pérdida de la autoestima (complejo de no valer nada).
  • la pérdida de la memoria o la orientación.

Además, el humor puede cambiar en forma abrupta. Obviamente los amigos y familiares del paciente encuentran estos síntomas muy difíciles de enfrentar, ya que su manifestación puede ser súbita y engañosa. A veces es difícil determinar si las dificultades psicológicas se deben al Lupus o a la psicosis inducida por la cortisona, o al ajuste normal del paciente con una enfermedad crónica. Si estos síntomas son manifestaciónes del Lupus, ellos responden muy bien a la terapia apropiada. Sin embargo es muy importante que el paciente tenga el apoyo emocional y moral cuando estas manifestaciones ocurran, porque aunque sus familiares y amigos sufren, es mucho más difícil para el individuo que padece dicha enfermedad.  Uno de los síntomas más curiosos del Lupus es la extremada sensibilidad al sol que los pacientes desarrollan. Las quemaduras ocasionadas por el sol pueden agravar el Lupus Sistémico en algunos casos. Basta citar el ejempío de un paciente que tenía Lupus relativamente moderado y había respondido al tratamiento. Por siete años había permanecido totalmente sano hasta que decidió que no necesitaba tomar precauciones y dispuso exponerse al sol por varios días. Esa decisión le trajo severas consecuencias, aparte de las quemaduras. Cuatro semanas más tarde desarrolló fiebre y Artritis y al cabo de dos meses, complicaciones renales severas. Aunque finalmente respondió a la terapia intensiva, es muy posible que no hubiera necesitado recibir dosis masivas de medicamentos para controlar su enfermedad, si no se hubiera expuesto al sol.

Es importante notar que tal grado de fotosensibilidad (término médico para esta clase de sensibilidad a la luz o al sol), sólo ocurre en menos del 40% de los pacientes con Lupus. Sin embargo, debido a que no se puede establecer con anticipación el grado de fotosensibilidad, todos los pacientes con Lupus deben tomar precauciones para protegerse de la luz solar. Todavía no se ha establecido la forma en que la luz solar precipita esta enfermedad o contribuye a su recrudecimiento, pero, se están dirigiendo varias investigaciones en este campo.

Debemos mencionar que algunos pacientes son sensibles a la luz emanada por tubos fluorescentes.

- Del 12 al 15% de las mujeres con Lupus desarrollan Hipermenorrea (sangrar excesivamente durante el período menstrual). Esto puede ocurrir debido al problema de coagulación de la sangre. Por otra parte, también se puede presentar Amenorrea (la falta del período menstrual) como un efecto directo del Lupus o efecto colateral de la terapia por cortisona.

- Una de las manifestaciones más perturbantes del Lupus es la aparición de serología falsamente positiva para la Sífilis, lo que puede dar lugar a un mal entendimiento y dolor en ciertas familias. Definitivamente no existe relación alguna entre el Lupus y las enfermedades venéreas. Los exámenes de laboratorio que se utilizan comúnmente para detectar la Sífilis incluyen el buscar anticuerpos contra una substancia en la pared celular del "treponema pálido" la bacteria que causa la Sífilis. Este tipo de anticuerpo generalmente no existe en personas que no hayan sido expuestas a la Sífilis. Sin embargo, en el Lupus, anticuerpos contra toda clase de substancias son producidas en grandes cantidades y casi el 30% de pacientes con Lupus desarrollan anticuerpos contra aquellas subtancias (similares a la pared celular del treponema), dando lugar a la falsa serología. Exámenes de laboratorio más definitivos pueden distinguir entre la serología falsa positiva del Lupus y una exposición real a la Sífilis. Estos exámenes deberían hacerse en cualquier individuo que tenga serología positiva para la Sífilis.

Es necesario subrayar de nuevo que las manifestaciones clínicas del Lupus aparecen y desaparecen en forma espontánea y, rápidamente fluctúan en severidad. En algunos casos, en personas que se han quejado por años de los síntomas del Lupus, sus médicos atribuyen estos síntomas a la "neurosis" o al estado psicológico del paciente. No necesariamente todos los pacientes presentan los mismos síntomas. Los más comunes en la etapa inicial son: dolor articular (o en las coyunturas) especialmente por las mañanas (50%); las erupciones cutáneas (15-20%), y la fatiga crónica, con o sin fiebre.

De "Lupus Eritematoso" de Ronald I. Carr (Publicación del Comité de Educación de la Fundación Americana para el Lupus